Síntomas de Laringitis

La laringe se encuentra en la parte trasera de la garganta por encima de la tráquea y es parte del aparato respiratorio, sirve como una puerta de acceso para el aire a los pulmones y de la comida en la deglución regulando la entrada de esta última para evitar la entrada de objetos extraños en los pulmones, además contiene a las cuerdas vocales que posibilitan al ser humano de una voz característica. Siendo este un órgano importante en las actividades diarias más cotidianas como es la respiración, la alimentación y el habla, la laringe tiende a irritarse por diversas razones como pueden ser infecciones o una exposición a sustancias nocivas como químicos o el humo del cigarrillo. Cuando esta irritación empeora y causa la inflamación de la laringe, se denomina laringitis y así como puede ser ocasionada por varios factores o la mezcla de algunos, sus síntomas también son variados.

La principal característica sintomática de la laringitis, ya sea esta aguda o crónica, es la inflamación de la mucosa que se encuentra recubriendo el interior de la garganta, justamente en la zona de la laringe. Cuando esto sucede, las cuerdas vocales también resultan afectadas, haciendo que se desarrolle la afonía que quiere decir que la voz sale en menor volumen, o el aire no logra hacerlas vibrar para que salga la voz y lo que se escucha en una persona con laringitis que está tratando de hablar es apenas un susurro, si la laringitis es grave, o una voz disminuida si no lo es tanto. Otro síntoma común es la tos, una tos seca que se denomina tos perruna, porque al toser la persona hace un sonido como de ladrido de perro, una tos ronca  en la que se percibe una obstrucción en la garganta al oírla; este es un caso especial porque la tos además de ser un síntoma también puede ser una causa, por ejemplo cuando se tiene una bronquitis, lo primero que se ve afectado son los bronquios mientras que la laringe permanece intacta hasta que la persona empieza a toser un número de veces elevado dando a lugar una irritación en la laringe por el esfuerzo realizado al toser, por lo tanto se genera un círculo vicioso de tos y laringitis que debe ser tratado específicamente. Otro síntoma que se da en la laringitis es la dificultad para respirar, que ocasiona que el o la afectada tengan que hacer un esfuerzo extra, en especial durante la inspiración causando también tos involuntaria e incluso molestias nocturnas por esta razón. El dolor de garganta también se presenta en gran cantidad de casos haciendo que la laringitis sea una enfermedad bastante fastidiosa.

Existen otros síntomas que son menos comunes y dependen del tipo de laringitis, la resistencia del paciente y de la gravedad del padecimiento como es la tos con flema o la fiebre que son dos síntomas que están muy relacionados a otras enfermedades que pueden estar causando la laringitis como son la gripe, la pulmonía y otras que conllevan otros síntomas como el decaimiento y la formación de flema en los pulmones. Es decir que en ocasiones, la laringitis es a su vez un síntoma de otra enfermedad. También puede darse una dificultad para deglutir el bolo alimenticio, en especial en la epiglotitis que es un tipo de laringitis cuya inflamación se encuentra por encima de la glotis, sin embargo también puede aparecer en otros tipos de laringitis y lo que se siente primordialmente es un dolor al tragar la comida o el simple hecho de pasar saliva. Si hay una infección específica, podría también presentarse una inflamación de los ganglios linfáticos que se encuentran ubicados en el cuello y en el pecho, aunque también hay casos en los que se inflaman las amígdalas.

Hay que tener un especial cuidado en la laringitis cuando se presenta en los niños, porque las vías respiratorias no están totalmente desarrolladas y son proporcionalmente más pequeñas que en los adultos por lo tanto, si se llega a inflamar la laringe, la dificultad respiratoria resulta más riesgosa para la salud si no se la trata de manera oportuna y adecuada. La respiración del menor se torna más difícil para el afectado y uno de los síntomas evidentes de la laringitis es el sonido de la respiración que se torna ruidosa y podría presentarse un cuadro de fiebre cuando se padece de alguna enfermedad relacionada de carácter viral, bacteriano o alérgico. Además cuando el menor está respirando se puede notar un movimiento inusual de las costillas al respirar así como un claro sentimiento de ahogo y desesperación por parte del niño o niña que está siendo afectado. En estos casos lo más importante es dar al infante atención médica urgente para evitar complicaciones graves.